Crianza


#1

¿Sabías que la hormona Oxitocina, que se secreta cuando el cuerpo experimenta placer, también se secreta cuando una mascota y su dueño experimentan interacciones positivas entre si?

Entre más fuerte sea el vínculo entre la persona y su mascota, mayor es la posibilidad de que la persona secrete esta hormona, creando estados de felicidad y también de salud.

Se encuentra comprobado que al tener una estrecha relación con tu mascota e interactuar con esta regularmente, aparecen una serie de beneficios en tu vida. Por ejemplo, acariciar a una mascota por aproximadamente 10 minutos o más puede aliviar rápidamente el estrés cotidiano y bajar tu presión arterial. La compañía de tu mascota también puede mejorar tu salud mental al evitar depresiones.

Tus hijos también se verán beneficiados ya que varios estudios señalan que los niños que han crecido con mascotas son más saludables, aquellos que han vivido con perros o gatos en su primer año de vida, presentan menores problemas de infecciones en sus oídos, problemas respiratorios, y alergias que los niños que no tienen mascotas.

Estudios demuestran que las personas que cuidan de sus mascotas también podrían ser más saludables, a razón que al sacarlos a caminar o correr y también jugar activamente con ellos se hace ejercicio teniendo un impacto positivo en su cuerpo y mente. En particular se han demostrado beneficios de salud al disminuir la tasa de problemas cardiovasculares.

Muy específicamente los perros también pueden ayudar a las personas con ciertos problemas de salud como la epilepsia y el cáncer, ya que ciertos perros se pueden entrenar a detectar estos problemas antes de que ocurran o justo en el momento en el cuál se está comenzando.

A continuación te listamos una serie de beneficios que podría traer el cuidar de tus perros:

  • Menos enfermedades
  • Más resistencia a las alergias
  • Mayor felicidad.
  • Un corazón saludable.
  • Más ejercicio.
  • Vida social más activa.
  • Disminución del estrés.

Recuerda siempre mantener a tu mascota saludable dándole los cuidados veterinarios necesarios. (Ver nota sobre vacunación y desparasitación más abajo)

Cuidados médicos esenciales para proteger a tu mascota

¿Sabías que al cuidar de tu mascota estás cuidando de tu familia?

Al igual que un niño, tus mascotas necesitan de cuidados médicos desde sus primeras semanas de vida. De lo contrario pueden llegar a contagiarse de posibles parásitos y enfermedades que consecuentemente pueden llegar a enfermar a tu familia. Por lo tanto, proteger a tu familia significa darle a tu mascota buena salud.

Ahora bien, ¿Conoces lo que son las enfermedades zoonóticas? Son aquellas que son transmitidas de un animal hacia un ser humano. Puede ser cualquier animal, por ejemplo:perros, gatos, aves, reptiles, animales de granja, animales silvestres, entre otros. Sin embargo, en el caso de las mascotas, la mayoría de las enfermedades zoonóticas suelen ser controlables, teniendo buenos hábitos de higiene y llevando un control de vacunas y de parásitos internos y externos.

Aquí te listamos unos consejos básicos que debes de tener en cuenta a la hora de cuidar de tu mascota.

  • Si tu mascota es adulta, llévala a un chequeo anual con el veterinario. Los perros y los gatos deben ser vacunados una vez al año contra las enfermedades más comunes (rabia, distemper, parainfluenza, parvovirus, entre otras). En algunos casos específicos, se debe vacunar contra otras enfermedades, como es en Brasil, en donde es recomendable la vacunación contra la Leishmania.
  • Tu veterinario recomendará qué tan seguido debes desparasitar a tu mascota contra los parásitos internos. La desparasitación es común hacerla a través de la administración de una pastilla cada tres meses. El tipo de desparasitación dependerá de donde vives, ya que diferentes parásitos se pueden dar en diferentes lugares. Por ejemplo, es común encontrar casos del gusano del corazón en lugares tropicales cerca de la playa.
  • Pregúntale a tu veterinario cuál régimen de control de parásitos externos es el más indicado para tu mascota. Es común utilizar pipetas con aceite en el pelaje del perro o el gato cada mes. También es común hacer baños medicados. Con esto podrás controlar las pulgas, garrapatas, ácaros, etc. ¡Cuidado! No uses productos de perros en los gatos. Pueden ser tóxicos.
  • Si tienes un cachorro o gatito, llévalo al veterinario en sus primeros días o en el momento de ser adquirido para revisión. Los cachorros y gatitos necesitan de 3 o 4 rondas de vacunaciones y desparasitaciones antes de los 4 meses siempre es bueno guiarte de un libro de enfermeria
  • Limpia la caja de arena de tu gato al menos una vez al día. Hay organismos particulares, como el Toxoplasma, que puede ser evitados por completo si la limpieza se hace diariamente. Si estás embarazada, usa guantes para limpiar la caja de arena.
  • No dejes que tu mascota tome agua de cualquier sitio, en especial contaminada. (cañerías)
  • Lava tus manos constantemente: Especialmente después de tener contacto con tu mascota y antes de comer. Enseña a tus hijos a tener buenos hábitos de aseo.
  • Si su mascota hace sus necesidades en el patio, utiliza zapatos para salir al jardín.